El niño de la bicicleta – ¿Es posible la salvación?


Valoración 8

Me enfrento a esta película de la manera que últimamente me gusta hacerlo; sin saber nada. Bueno nada… sé lo más importante, que está escrita y dirigida por los hermanos Dardenne y que, como todos sus trabajos, este también ha pasado por Cannes y nuevamente se han llevado premio; esta vez el Gran Premio del Jurado. Habrá a quien les parezca gracioso o sospechoso, e incluso los habrá que les parecerá algo “normal” que cada vez que los hermanos Dardenne pasan por Cannes se lleven un premio importante. A los que les “escame” este dato yo les diría que… bueno, puede ser que año tras año el comité de selección de las películas no varíe mucho.., es algo notorio que el director del Festival tiene compromisos con los más grandes directores de cine de todo el mundo para que estrenen sus trabajo en Cannes, Gus Van Sant, Almodovar, Bela Tarr, Kaurismäki, Lars Von Trier, Nomi Kawase, Kim Ki-duk y muchos más, entre ellos los hermanos Dardenne. Pero lo que es un hecho, es que cada año, el jurado que decide los premios es diferente; un jurado internacional formado por grandes especialistas del cine. Otro dato importante es que no todos los años estos grandes directores se van con las manos llenas de premios… fijémonos en Almodóvar, Koreda, etc. Pero lo que sí sucede cada año que se presentan los Dardenne es que, sea el jurado del país que sea y posea el cargo que posea dentro de la industria del cine, siempre decide otorgar uno de los grandes premios del festival a estos dos hermanos. Por lo cual creo que los hermanos Dardenne son garantía de gran cine.

Así que todas estas son para mi razones más que suficientes como para comprarme una entrada y sentarme en la butaca dispuesto a disfrutar.

Nada más empezar la película ya descubrimos que Cyril, el niño de 11 años protagonista de esta historia, vive rodeado de hostilidad. Enseguida nos damos cuenta de que la vida no ha sido fácil para él, un caparazón de hierro lo protege de un mundo que todo el tiempo lo golpea. Cyril está lleno de rabia y vacío de amor, pero es tenaz muy tenaz, no se rinde ante la negativa ni el rechazo, tiene muy claro lo que quiere y es un superviviente y ese instinto de supervivencia es lo único que le puede salvar.

Los hermanos Dardenne nos tienen acostumbrados a historias muy duras, filmadas desde la crudeza y la distancia y sin rasgo de sentimentalismo. Esta también es así. Yo me atrevería a decir que esta película es un poco más cálida que las anteriores porque ha sido rodada en verano y la luz y el color por momentos son más brillantes que en sus otros trabajos.

Los Dardenne siempre dan el protagonismo a actores desconocidos en sus películas. A Thomas Doret, el niño que interpreta a Cyril, lo encontraron después de publicar un anuncio en la prensa. La elección es acertádisima, no hay ni una sola secuencia, ni una sola mirada ni un geto que no sea real. Thomas Doret se transforma en Cyril y vive en primera persona todo lo que le sucede a su personaje, no deja ni un resquicio, ni una duda de que cada elección, cada estado al que el pequeño actor llega gracias a las indicaciones de los hermanos Dardenne es el adecuado, simplemente es lo que tiene que ser, algo que parece tan fácil…

Pero en esta película también hay una protagonista, Cécile de France y ella no es una actriz desconocida. Cécile de France es una actriz belga muy conocida en Francia que incluso ha protagonizado junto a Matt Damon una de las últimas películas que ha dirigido Clint Eastwood “Más alla de la vida”. Los Dardenne tuvieron claro desde el principio que querían que ella interpretara el papel de la peluquera que acoge a Cyril los fines de semana. Su personaje está en todo momento a la altura de la película. Con todo lo que transmite ante la cámara, con su sola presencia, el espectador ya sabe que ella es la única que puede salvar a ese niño del desastre. Si lo consigue o no es algo que dejo en el aire…

La película contiene secuencias que son regalos para el espectador; por el tratamiento del espacio, por el encuadre de la cámara, por la inteligencia con la que los directores resuelven cada plano y la destreza con que los actores la interpretan.

Solo hay algo que para mi no la hace una película redonda y es que tengo la sensación de que esta historia ya me la han contado, de otra manera, por supuesto, pero ya me la sé… ¿Qué esto me impediría volver a verla o recomendarla? De ninguna manera, pero es algo que nunca me había sucedido con los Dardenne, no me sucedió con “Rosetta” y no me sucedió con “El hijo”. Los lugares comunes no suelen aparecer en el cine de estos señores, y aquí de pronto a mitad de la película parece el “malote” que tienta al niño en pleno proceso de redención a caer en “el crimen”… Pero pese a este pequeño desliz para mi “El niño de la bicicleta” es una película que roza la maestría. Es intensa, difícil, incluso gélida pero al mismo tiempo hermosa. Una película que habla sobre el fracaso y los caminos que llevan a intensificar este fracaso o por el contrario, a la posible salvación…

José Martret.

Trailer:

http://www.youtube.com/watch?v=C92FzQ6JUPc

Lola – Puro cine protagonizado por dos abuelas.


Valoración: 9

Dicen que Brillante Mendoza a dado a conocer al mundo el cine filipino… También dicen de él que gracias a las 9 películas que ha rodado en 6 años es un director de culto… Dicen que Lola es una gran película que casi no conoce nadie… Yo os digo que desconozco el cine filipino, que es la primera película que veo de Brillante Mendoza y que LOLA es una película INMENSA.

No puedo evitarlo, soy muy fan de las películas que aparte de contarme una buena historia me muestran una parte del mundo que desconozco por completo… Después de ver tanto cine americano, llego a Nueva York y me impresiona, me fascina, me enloquece, pero… no me siento como un extraño… no siento que sea un lugar desconocido… he sido testigo de tantas historias que han sucedido en sus calles… He pasado gran parte de mi vida paseando por ellas sin haberlas pisado nunca. Pero que he visto de Filipinas??? Cuantas fotos he visto en mi vida de Manila??? Me avergüenza decirlo pero mis únicos referentes de ese país son Corazón Aquino e Isabel Preysler… Terrible mi incultura… pero de qué serviría negarlo…

Si después de esa bochornosa confesión seguís leyendo esta opinión quiero q sepáis que todos y cada uno de vosotros contáis con mi admiración desde ya! Gracias por la confianza.

Volvamos a la película; cuenta Brillante Mendoza que a él le gusta contar historias auténticas, lo más cercanas a la vida real y que estén ocurriendo en su país en ese mismo momento.

Él mismo cuenta que en Manila la alegría cohabita con la desgracia más intensa y con la lucha constante por sobrevivír y precisamente eso es lo que muestra en su película.

La primera secuencia de LOLA ya me cautiva abasolutamente. Una abuela, de ochenta y pico de años, delgada, humildemente vestida pasea por las calles de la capital, con una mano agarra a su nieto, con la otra un paraguas medio destartalado. Durante los 15 primeros minutos de película los dos soportan bajo el viejo paraguas una lluvia torrencial. FASCINANTE INICIO!!! Y todo este periplo para llegar al lugar donde la noche anterior mataron a su hijo y prender ahí unas velas.

Por un lado vamos a descubrir la historia de esta abuela, su vida, su hogar, su familia, y el funcionamiento de la ciudad en la que vive desde el transporte público, sus calles, la policia, las funerarias, la siempre absurda burocracia, las costumbres de sus habitantes, la comida, el mercado, sus calles, las canoas que tienen que utilizar para llegar a sus casas… Vamos, que descubrimos Manila y TODO ES NUEVO, cada secuencia es un descubrimiento y cada plano un sueño.

No es una película amable, es más, yo la calificaría como escalofriante y el escalofrío lo provoca la verdad que el director nos muestra. La manera en la que el director a concebido su película hace que la contemples casi como si fuera un documental. Más que nunca tengo la sensación de haberme colado en las vidas de una ciudad que me es completamente ajena.

LOLA significa abuela y yo creo que el título se merece un plural porque la película no solo se cuenta desde el punto de vista de una LOLA, sino desde el de dos. La abuela que tiene a su hijo encerrado en la cárcel acusado del asesinato del nieto de de la otra abuela es también protagonista de la película. Brillante Mendoza nos las presenta a las dos por separado, cada una con su sufrimiento y cada una con su propia historia; la historia maravillosa y escalofriante de dos perdedoras… Una más perdedora que la otra pq ha tenido que enterrar a su nieto, la otra lo tiene vivo pero encerrado en la cárcel. Las actrices que interpretan a estas dos mujeres están espectaculares, una es Anita Linda una actriz que empezó a trabajar en el cine en 1943 (ver su ficha en IMDB es impresionante) y la otra Rustica Carpio inmensa actriz filipina. Las dos han ganado premios por su interpretación en “LOLA”, no podía ser de otra manera. Destaca el director que durante el rodaje de la película ninguna de las dos se quejó en ningún momento… y os aseguro que las ha sometido a las dos a bastantes inclemencias… por lo menos meteorológicas.

Maravillosa hasta el final. Un final tierno y devastador, sin adornos como el resto de la película. Un final que no pienso desvelar, porque os quiero animar a ver esta maravilla de película.

José Martret.

Vista en Filmin

Trailer:

“Habemus Papam” – Pero no “habemus” película


Valoración: 3

Estamos ante una película realmente extraña… no le acabo de ver el sentido.., es surrealista e incluso inhóspita me atrevería a decir…

Al ver el cartel de la película por las calles pensé: ¡¡¡Que maravilla el incisivo Nanni Moretti va a por la iglesia!!! Les va a dar una dentellada a los del Vaticano que los va a dejar tiritando!!! Estaba un poco equivocado… que pena…

Partimos de una premisa digamos que interesante; el conclave vaticano se reune para eligir a un nuevo Papa ya que el anterior ha fallecido, pero el elegido entra en pánico y no se ve preparado para asumir su nuevo “cargo” como cabeza visible de la Iglesia Católica.  El recién elegido Papa (Michel Piccoli) no es capaz de salir al balcón a saludar a los millones de fieles que le están esperando. Digamos que preso de un ataque de pánico huye corriendo a sus aposentos. Llega un psicoanalista al Vaticano a tratar al Papa pero no obtiene ningún resultado. El nuevo Papa acaba escapando del Vaticano y como “El Principe”, de “El principe y el mendigo” de Mark Twain, se pasea por las calles de su ciudad como un completo desconocido.

El personaje del psicoanalista (interpretado por Nanni Moretti) queda atrapado dentro del Vaticano. Puesto que conoce la identidad del nuevo Papa no puede salir al exterior hasta que se haga público el nombre del nuevo Pontifice ante todos los fieles. El personaje del psicoanalista pierde todo el sentido y el interés, si es que en algún momento de la película lo ha tenido… Y eso que llega a organizar un campeonato mundial de Voleibol con los cardenales que han llegado de todas partes del mundo… que hay que decir que ninguno de ellos baja de los 70 años… podría ser una idea atractiva… pues ni tan siquiera eso… es tan rocambolesco y gratuito… que te da absolutamente igual, no deja ningún poso. Lo mismo sucede con la aparición en escena de un grupo de teatro que ensaya un función de La Gaviota de Chejov… En la compañía hay un personaje muy interesante… pero es una subtrama que no va a ningún sitio…

No encuentro sentido a sentir desgranando el argumento de la película. No funciona en ningún aspecto ni como comedia, ni como drama, ni como tragedia… todo pasa y nada pesa… nada tiene sentido, nada emociona, nada convence.

El único acierto es la interpretación de Michael Piccoli, ese es para mi el gran valor de la película. Él solo sustenta todo el interés. Crea un personaje de carne y hueso, un personaje frágil, en plena crisis de identidad, depresivo, inteligente… Un personaje con contradicciones, aristas y con mucha verdad. Hay que decir que el resto de Cardenales y el portavoz del Vaticano tanto por edad como por peso escénico también dan veracidad al engendro. Pero por desgracia nada de esto salva a la película. Yo diría que el gran error parte del guión.

Podría haber sido una película incendiaria y se queda en una simple y triste anécdota.

Dijo Nanni Mortti en una rueda de prensa de presentación de la película: “Cuando era joven tenía mucha más determinación, más confianza en mí mismo. Estos días, ya no tengo tanta”. Parece que ha deshinchado… e incluso eso se nota en el personaje que interpreta en la película. Todos esperaban tanto de él y él que supuestamente coprotagoniza el film… (no es más que un secundario) desaparece como actor, como personaje y como director.

Esperemos que pronto resurja de sus cenizas y nos presente un peliculón como esos a los que nos tiene acostumbrados.

José Martret.

Maravilla de poster:

Horror de poster:

Un hombre que grita – Otro universo, ¿Otros problemas?


Valoración 9
Entre los grandes valores de esta película, uno muy importante es que nos muestra un país absolutamente desconocido para muchos (para mi por lo menos), Chad. Su forma de vida, sus costumbres, sus valores, su comida, sus casas, sus pueblos, sus calles, su gente, su ejercito, sus vecinos… están perfectamente retratados por el ojo de Mahamat-Saleh Haroun. Eso sí, retratados con detalle, con minuciosidad y con crudeza, la crudeza con la que se vive día a día en ese país.

Al ver esta película descubrimos que hay un mundo más allá de nuestras narices. Un mundo en el que también existen grandes actores, grandes películas y grandes historias.
Contada con sencillez pero con un pulso de hierro. Ni sobra ni falta una palabra.
Un mundo muy lejano y muy cercano al mismo tiempo, nada nos suena extraño. “Un hombre que grita” es una película que por encima de todo habla del miedo y de la traición, dos sensaciones que cualquier mortal experimenta frecuentemente.
Una mirada, la de Mahamat-Saleh Haroun, NECESARIA y muy interesante.
Disfrutarán de esta película los amantes del cine de Jafar Panahi (director de la maravillosa película “El círculo”, que ahora mismo vive encarcelado en su país). Hay algo en esta historia que también me lleva a “Bailar en la oscuridad” de Lars Von Trier, sobre todo ese desasosiego, esa angustia que produce el saber que ya no se puede, por muy fuerte que se desee, dar marcha atrás… ser testigo de la fatalidad que provoca una decisión y no poder hacer nada, absolutamente nada, para revocarla…

Una gran película.

José Martret.

Trailer: